El liderazgo femenino. Opciones de un desarrollo equilibrado y humano.

Mucho se ha escrito sobre las grandes diferencia entre géneros, siendo de las importantes en este debate las diferencias biológicas que existen entre ambos. Esto ha servido para sustentar las diferencia psicológicas y de comportamiento.

Experimentos empíricos que comenzaron cerca de los años 70as pretendieron demostrar que la condición del comportamiento entre hombres y mujeres se debía al condicionamiento social entre género, esto es, ya que durante muchos años las mujeres siempre desempeñaron papeles enfocados a la familia, los hombres se convirtieron en los proveedores de la casa y por tanto quienes se desarrollaban en el ámbito de los negocios, las política y las relaciones sociales.

Sin embargo, a principios de siglo, otro experimento presentó resultados inesperados:

» Se puso al alcance de individuos de ambos sexos de muy corta edad juguetes de marcado sesgo sexista: un camión y una pelota, una muñeca y una sartén. Se supone que, si no existen condicionantes culturales, ambos sexos correrán indistintamente hacia cualquiera de los juguetes. Pero -¡oh, sorpresa!- no es así: a tan tierna edad, los sujetos de sexo masculino muestran una clara predilección por el coche y la pelota, y los del sexo femenino, por la muñeca y la sartén»

Este experimento enfilaba los esfuerzos al análisis de otros factores fisiológicos que se han descubierto en los últimos años, entre los que destaca el tamaño del cerebro entre ambos. Mientras que en el hombre el cerebro se tiene mayor tamaño, en la mujer se ha observado una mayor actividad el hemisferio izquierdo. Estas diferencias parecía explicar incidencia mayores en enfermedades psicológicas como la depresión en la mujeres o la esquizofrenia en los hombres. Sin embargo estas afirmaciones no son concluyentes.

Se determinó entonces que el tamaño del cerebro no representa una ventaja mayor de los hombres ya que los estudios han demostrado que las mujeres procesan diferente serotonina, un neurotransmisor implicado en los mecanismos de recompensa, es decir, en la sensación de bienestar y felicidad. Por otro lado, la depresión se presenta de igual forma en los hombres solo que con manifestaciones diferentes como son la adición al trabajo, el alcoholismo y el comportamiento agresivo.

Sobre estos hechos es indudable que no se deben de marcar diferencias entre géneros ya que ambos tienen la capacidad de enfrentar los mismos retos solo que las manifestaciones y la forma de resolver los problemas siempre tendrán diferencias, lo que no implica inferioridad o superioridad de uno sobre otro.

El liderazgo femenino

Hoy en día el mundo enfrenta una serie de problemas que van desde crisis económica, alimentaria, política y social, pero de acuerdo a Julia Huges, el principal problema de la humanidad es enfrentar una crisis de liderazgo, en este sentido no se podrán encontrar soluciones a los principales problemas si no existe un liderazgo que pueda sostener con una visón certera y de largo de plazo, las respuesta a estos.

El liderazgo significa que se puede alcanzar que los esfuerzos de varios individuos vayan en busca de un objetivo. En las empresas u organizaciones el liderazgo es ejercido regularmente por CEO´s directivos o supervisores y ellos llevan implícito un liderazgo formal que es dotado por la misma organización. Sin embargo esto no implica necesariamente que los objetivos o los esfuerzos se conjunte por el simple hecho de poseer un liderazgo formal, sino que este debe de estar acompañado por un liderazgo que legitime este derecho de ejercerlo, esto se le conoce como legitimidad.

A esto, Huges agrega que el liderazgo debe de ser responsable y esto implica la habilidad de responder de manera honesta y de buena voluntad a un requerimiento siendo responsable con las acciones que se emprenden ; es aquí en donde la ella considera que las mujeres tiene ventaja para lograr ello, ya que las mujeres tiene una mayor influencia cultural y ambiental y no solo aíslan los datos duros del dilema o problema que enfrentan, lo que amplia la perspectiva del mismo. Asimismo, la tener mejor habilidad lingüística, pueden llegar a ser más persuasivas y por lo mismo se llegan a ser más conscientes con sus compromisos y los alcances que estos tienen.

El liderazgo que ofrecen no solo se limita a estos alcances sino que también reflejan en sus equipos una preocupación y cuidado especial sobre ellos y las implicaciones que tiene sus decisiones, tratan de criar a la gente que tiene cercana y protegerla lo que se le conoce como «síndrome de mamá gallina».

Por otra parte existe otro comportamiento identificado en el liderazgo de las mujeres, en donde la autoridad y el castigo es un patrón semejante a la forma en que éstas educan a sus hijos, este comportamiento se le conoce como «síndrome me mamá de la escuela » y ha sido quizá el más cuestionado por hombres en razón del ejercicio de la autoridad por si misma.

Los líderes deben de mostrar que ello son dignos de representar las aspiraciones del grupo que los ha elegido como tales y por ello deben de generar un efecto de confianza en sus decisiones, es por ello que con sus acciones demuestran que buscan el beneficio colectivo.

Aún y que la historia nos ha mostrado mujeres que han mostrado firmeza en las decisiones, y hasta mujeres que han empuñado un arma o se han portado armadura, lo que que más importante del liderazgo de las mujeres no es capacidad de asumir este tipo de comportamientos, sino la amplitud de posibilidades de su liderazgo, ya que su pueden imprimir dinamismo en los equipos de trabajo, variedad en las decisiones importante y crear un ambiente de aprendizaje continuo en los equipos de trabajo o en la sociedad.

El liderazgo femenino podemos resumirlo en los siguientes puntos:

Es capaz de conocer cada detalle de las personas que colaboran de forma cercana.
Con esa virtud, puede predecir los comportamientos futuros de cada integrante
puede conocer sus puntos fuertes y débiles.
Conoce el ambiente que rodea al equipo de trabajo, los impactos que tendrán sus decisiones en el ambiente y predecir sus consecuencias sociales y familiares de estas

A manera de conclusión podemos afirmar que en la medida que más mujeres que han accedido a posiciones de tomas de decisiones han mostrado un gran aplomo en los liderazgos y como ejemplos de mujeres que mostraron determinación y fuerza en sus conducciones, tenemos casos como la Reina Isabel I de Inglaterra y Margaret Tacher, desde mi particular así cono la ex Presidenta de Nicaragua, Violeta Barrios de Chamorro, la cual demostró capacidad para lograr la conciliación nacional, unir a la sociedad y mostrar un lado humano ante el impacto de una guerra civil que ya había sangrado mucho a su país.

El mundo actual necesita ampliar su visión sobre la solución de sus problemas y el liderazgo femenino ofrece esta oportunidad, además de por la propia naturaleza del género, ofrece una mayor posibilidad de responsabilidad y honestidad en la conducción de grupos, así como mayor responsabilidad en las decisiones.

Pero que lo más importante es generar lideazgos compartidos que puedan ser los que genere el equilibrio entre uno y otro estilo.

Referencias:

Huges Jones, Julia. Tips for effective leadership: World class leadership for women

20130102-123602.jpg

Tags: , , ,

One Response to “El liderazgo femenino. Opciones de un desarrollo equilibrado y humano.”

  1. Iveth.Nicte Says:

    Qué punto de vista tan misógino. Habla del liderazgo femenino y de las propias capacidades de las mujeres de una manera tan condescendiente que parece un favor escribir el artículo. Fatal ejemplo de empoderamiento femenino.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.